¿Quién está en línea?
En total hay 1 usuario en línea: 0 Registrados, 0 Ocultos y 1 Invitado

Ninguno

[ Ver toda la lista ]


La mayor cantidad de usuarios en línea fue 11 el Miér Dic 30, 2015 3:57 am.
Últimos temas
» 123 probando.
Mar Sep 27, 2016 8:58 pm por M. Clèmentine Gauthier

» dsftetuuuirrr
Vie Sep 23, 2016 3:35 am por M. Clèmentine Gauthier

» Arbolito Libre.
Vie Sep 23, 2016 12:24 am por M. Clèmentine Gauthier

» Personajes HN NEWBOOOORN.
Sáb Feb 13, 2016 4:30 am por M. Clèmentine Gauthier


dsftetuuuirrr

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Ir abajo

Mensaje por M. Clèmentine Gauthier el Sáb Ene 09, 2016 2:17 am

backwards New Year.

LANGHAM HOTEL, SYDNEY, AU , Enero 01. 23:52hrs.


Los veranos en Australia eran una tradición que se remontaba a cuando su madre no fue capaz de aceptar ningún otro lugar para traerlos al mundo. Ella, a diferencia de su hermana, prefería mil veces perderse por los paraísos helados de Finlandia para aquella fechas, pero también a diferencia de Aleena era capaz de dar su brazo a torcer por ver al resto de sus familiares y amigos sonreír. Por ello estaba allí, en una de las suites del hotel, esperando a que empezara el espectáculo de fuegos artificiales que verían desde la zona de la piscina, con el móvil en mano mientras sacaba la foto número... a decir verdad había perdido la cuenta, del asombroso atuendo de su prima Jo — Creo que deberíamos subir esta última, además sin filtros, porque estás deslumbrante como para que nadie piense que necesitas añadidos. — con una sonrisa amplia, le mostró la foto y se observó a sí misma, meditando si no iba demasiado sencilla para todo lo que se suponía que le iba a deparar aquella noche.

Estaba nerviosa, Oliver debía estar al caer, reservando alguna habitación para ellos que pese a la insistencia de la chica no había logrado averiguar si se tratería del hotel de la elección de su familia o algo más... ni si quiera sabía qué palabra utilizar viniendo de Wechsler. Sea como fuere, a un par de minutos de los fuegos artificiales, debían estar al encontrarse. Y como si fuera un libro abierto, una vez más su hermana la leyó mientras Momo ponía una y otra vez los ojos en blanco por los últimos retoques de las chicas, Aleena le atacó rogándole que dejara de babear de una vez, que ningún chico podía ser para tanto. — Tú no lo entindes, pensé que aquí todos habíamos crecido creyendo en el amor. — se encogió de hombros, porque a ella le sonaba más adorable que cursi. Entonces, en aquel momento su telófono vibró y ella dio un pequeño saltito, las Benz también le rodearon, deseosas de nueva información. Pero no era Oliver, se le había olvidado el plazo de entrega de un informe para su trabajo extra de aquellas navidades, yacía en casa, en un sobre sellado preparado para dejarlo en el buzón de la oficina de correos, a una hora completa de viaje si el tráfico le respetaba. Podría haber mandado a cualquiera a decir verdad, incluso intentó contactar con sus padres o algún pariente que pudiera hacerle el favor, pero Veera sabía que dado su carácter, acabaría por encargarse ella misma — ¡Guardadme un poco de champán, en serio estaré de vuelta antes de un pestañeo! —

_________________
avatar
Informacion
Mensajes : 61
Fecha de inscripción : 06/03/2015
Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Mensaje por M. Clèmentine Gauthier el Mar Mar 22, 2016 1:38 am
No era la primera vez que le habían preguntado si estaba preparada para volver. Por adelantado, Lexie se había molestado en avisar a cerca de que pasaría un par de meses por International Falls, que era algo temporal pero que le gustaría echar un ojo a cualquiera que aún siguiera por allí. Era la pregunta más repetida cuando recibía una respuesta de los que aún vivían o volvían al pueblo a la llamada de las últimas noticias sobre el juicio al caso de The Mask. La rubita se consolaba con que en realidad ella volvía para cerrar un círculo, dejar una acción buena en el lugar que le hizo tal y como ella era ahora, que le regaló los que fueron probablemente los peores momentos de su vida, pero también lo mejor que ahora tenía con ella. En cuanto a P.J. no tenía la menor idea de que aquello fuera un momento crucial para su madre, saltaba en todas direcciones probando la resistencia los muebles del Hotel ST. Marie M. y también la su propia paciencia. Viajar, ver al tío Reick, eran motivos suficientes para mantenerle emocionado, por lo que hacía que el panorama de aquella ciudad que era una pesadilla para Deveraux en muchos sentidos, se hiciera el doble de liviano. — Rappelez-maman aujourd'hui ne pas quelque chose avec le sucre. — por supuesto había mantenido la costumbre de hablar en francés, para que P.J. tuviera alguna ventaja a la hora de sus opciones escolares.

Decidió salir a dar un paseo para comprobar cuánto había cambiado el lugar, también porque quería tener la cabeza despejada a la hora de enfrentar el asunto de los Gallagher. Reick había insistido por activa y por pasiva en que aquellas personas no se merecían conocer al grumete, pero era algo que no estaba en el instinto de Lexie negar. Podría haber dejado al pequeño en la guardería del Hotel, o quizás con su tío o alguno de los viejos amigos de International Falls, sin embargo no quería llegar siendo una carga y había que reconocer que tras estos años se había convertido en una de esas madres a las que les costaba permanecer separadas de sus hijos por tiempo más largo de un par de minutos. ¿Qué iba a ser de ella cuando llegara la etapa escolar? Incluso había pesando en la idea de manejarlo en casa, pero tenía que descartarlo dado que su infancia rodeada de escuela en casa y otras tantas mudanzas que no le habían permitido tener amigos como cualquier otro niño habían dejado huellas en ella. De esas, junto con las que se habían marcado en aquel pueblo, que no le gustaban especialmente.

El recorrido por Main Street fue algo triste, mientras cargaba con el pequeño en uno de esos sacos que estaba ya demasiado grande para él - P.J. tenía reticencias a caminar por largo rato como cualquier niño, pero las mismas a los carritos desde que a penas era una bolita de un par de kilos - descubrió que la pequeña tienda de fotografía en la que había trabajado tenía un cartel de quiebra, el local de al lado en el que solía tomar café, estaba cerrado, la siguiente tienda en alquiler y así una sucesiva ristra de locales triste y abandonados que no tuvo otro remedio que fotografiar mientras el pequeño tiraba de un mechón de su pelo para que siguieran en movimiento. Acabó en Founders Square, tal vez porque aquel era el camino que más veces había hecho tiempo atrás o por que escuchó que había movimiento en la plaza y su mente curiosa no pudo evitarlo. Al parecer, era campaña electoral en International Falls, aquello hizo que arrugara la nariz durante unos segundos pensando en que la última Alcaldesa que había conocido había tratado de envenenarlos a todos — Pero las cosas ahora han cambiado, ¿verdad? — susurró al oído de su pequeño mientras sonreía a Ophelia Isleut, no fue agradable comprobar que para algunos las cicatrices de los años pasados estaban literalmente marcadas a flor de piel. En seguida supo que debió haberse pensado las cosas dos veces, antes de dar por hecho que había cambios, cambios positivos en aquel lugar.

Todo empezó como empiezan las crisis, por casualidad. Lexie había dejado al pequeño en el suelo, que corría en círculos a su alrededor mientras ella se entretenía una vez más tras su cámara sin poder silenciar el deseo irrefrenable de captar las emociones de los rostros de los asistentes. A través de su lente, como casi siempre, lo vivió todo sin a penas darse cuenta de nada. Los botes de humo cayeron al suelo y su flash saltó. "Mumo" dijo P.J. y al siguiente flash de su cámara el niño había desaparecido de su campo de visión. — ¡P.J. vuelve ahora mismo aquí! — imploró, en medio de un total deja vu en el que sentía que aquello iba a empeorar. Y no se equivocó, todo se volvió un caos de personas corriendo mientras podía sentir el vértigo, el corazón latiendo fuerte hasta aturdirla dejándole el sabor de la ansiedad en la garganta. Alguien le empujó, su cámara cayó al suelo y ni si quiera se molestó en volverse para comprobar si aún era servible. Buscaba un sitio alto cuando encontró la fuente, mojándose la botas trató de escalara a la parte más alta — ¡P.J., P.J., Poe! ¡Por favor, ¿alguien ha visto a mi hijo?! — chilló, hasta empezar a notar como le faltaba el aire entre todo aquel humo.

**Recuérdale a mamá que no te de hoy nada con azúcar.

_________________
avatar
Informacion
Mensajes : 61
Fecha de inscripción : 06/03/2015
Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Mensaje por Gabe S. Deroucher el Sáb Abr 09, 2016 1:42 am

Para Kenneth Howard nunca era suficiente.

Muchos lo consideraban como un modelo a seguir: un hombre recto, disciplinado y con grandes aspiraciones solo podía ser fruto de la devoción de sus pares. Sin embargo, había algo en él que impedía que muchos de nosotros quisiéramos seguir sus pasos.

Kenneth Howard estaba enfermo.

Enfermo de poder, de gloria y de esa absurda fijación que tenía conmigo; una que cada vez colmaba más la poca paciencia que poseía.

Decidí ignorar sus palabras y sus comentarios mal intencionados durante casi todo el trayecto de regreso a International Falls. A pesar de lo que dijese, traíamos las medallas del campeonato a casa y nadie iba a quitarnos aquellos escasos minutos de gloria. No cuando faltaban tan solo unas cuantas millas para llegar a nuestro destino.

Como no tenía ganas de jugar con el móvil de Archie, y se me antojaba mucho menos perder mi tiempo con los estúpidos videos recomendados por Caleb, salté de lista en lista hasta llegar a algo que me convenciera. O que al menos me mantuviese entretenido mientras Mickey cumplía su palabra y me entregaba esa pequeña pastilla de la felicidad que siempre traía a mano. La necesitaría con urgencia si quería que el Homecoming me llamase al menos una pizca de atención más allá de la compañía de Balheim, las expectativas de pasar la noche en su cama y el divisar la silueta de la Sirenita en un ajustado vestido.



Al llegar a la gasolinera, recibí por parte de Zhukovski una pequeña bolsa cuyo contenido era distinto al que estaba esperando. No la rechacé, sino que me alejé en completo silencio de la minivan en dirección al baño. Necesitaba lavarme la cara antes de examinar aquella fantástica sustancia.

Tras hacerlo, me sentí bastante más libre y con unas cuantas preocupaciones menos en la cabeza. Los viajes gratis y el alivio emocional que significaban siempre eran bienvenidos; sin embargo, guardé lo que quedaba en mi bolsillo justo antes de que los chicos entraran al área de lavabos. No estaba dispuesto a compartir, aún no me consideraba un buen samaritano.

Con las manos en los bolsillos de la sudadera, me dediqué a repasar con las uñas la pequeña llave que allí se alojaba. Y mientras los demás parecían estar inmersos en sus propias burbujas, regresé a la minivan, acomodándome en los asientos tras el conductor. Por alguna extraña razón, quería mirar hacia la carretera.

Una vez me puse los cascos, cerré los ojos y me olvidé de todo lo que sucedía a mi alrededor hasta que el vehículo se detuvo otra vez.

¿Qué clase de broma es esta? — si las miradas matasen, el entrenador tendría los pocos segundos que le quedaban de vida contados. Lamentablemente, el hombre era duro de matar. ¿No decían por ahí que hierba mala nunca muere? Al menos eso era lo que había oído acerca de mi mismo. Y quizás era hora de ponerlo a prueba.

No pienso moverme de aquí.— Archie podía caerme muy bien, pero no era mi deber regresar por él. Tenía el presentimiento de que debía quedarme allí, pegado a mi asiento, porque las cosas iban a dar un giro inesperado de un segundo a otro y yo, Dylan Alexander, no me lo iba a perder por nada del mundo. — Que tengan suerte en su expedición nocturna.— les dediqué una sonrisa un tanto burlesca antes de ponerme los cascos otra vez. Iba a ser un viaje genial, y no me refería precisamente al terrenal.

_________________

I guarantee a steady hand when we play
Russian Roulette
avatar
Informacion
Mensajes : 71
Fecha de inscripción : 06/03/2015
Ver perfil de usuario http://yosoloqueriarolear.foroactivo.eu

Volver arriba Ir abajo

Mensaje por M. Clèmentine Gauthier el Miér Jun 08, 2016 2:07 am

Lo había anotado en la última entrada en su diario, al menos, en la última que había podido registrar antes de que desaparecieran de nuevo. El día del accidente aquello no le pareció una casualidad, que el hecho se repitiera después del baile le pareció una ofensa. Sin embargo, las llamas de antaño se habían apagado. Tras descubrir que no podía luchar contra todo, Juno no había tenido otra que sacar la bandera blanca hasta las últimas consecuencias. Hasta la consecuencia final.

La azotea siempre había sido su lugar favorito. El viento del norte corre allí tan fuerte que es imposible que no se te ensanchen corazón y mente. Hoy, le resulta frío pero agradable. Abraza sus diarios y recuerda la mirada de Patch, recuerda todas las notas, recuerda que ha ido demasiado lejos. Recuerda la sonrisa de Maddie, las manos de Joe en su espalda, el olor frutal del pelo de Paulova, recuerda que no hay vuelta atrás. Recuerda el mapa de las pecas de Piper en sus mejillas, la cámara de Lucas y lo poderosa que se sentía transmitiendo su mensaje al mundo gracias a ella. Recuerda las palabras hirientes, el miedo en sus venas, los funerales... recuerda que sabe por qué ha ocurrido todo. Recuerda, pero en realidad no es más que el presente que le paraliza. Ha perdido la lucha final.

Tiembla, pero no tiene miedo, por una vez en la vida no siente que esté haciendo aquello por nadie más que por ella. Se pone de pie con el abismo de oscuridad, ceniza y ruinas ante sus pies; van a dar las doce — Es una bonita metáfora, en el fin del día, en el fin del mundo; perteneceré a las ruinas. — no debía hablar para nadie, porque no debía haber nadie allí para escucharla. Pero la puerta que no se ha molestado en bloquear se abre. ¿Cómo? Ella no tenía en mente tener que despedirse de nadie, pero sabe lo suficiente como para haber aventurado que alguien querría impedir que decidiera como sería su final. Con el manto blanco pegado al cuerpo efecto de la tormenta la pistola encajada en una liga en su muslo se define a la perfección. No es quien espera, desde luego, cuando a través de las gotas puede definir el rostro desencajado de Joe BalheimNo te acerques. — advierte, los diarios caen al suelo y ya no son más que papel mojado. Aferra su pistola mientras sus talones desafían el vacío. También desafía al muchacho, a quien apunta a pesar de sus temblores. — No pienso dejar que acabes su trabajo. — los últimos suspiros de rabia se apoderan de ella, va a dispararle, lo hará si es necesario.

Cuando él se acerca, uno de sus talones resbala, la escena pasa a cámara lenta pero las rodillas de la japonesa se clavan en el suelo encharcado junto a sus cuadernos. Va a desarmarla. Ella es hábil, va a pelear. Aferra la pistola con una fuerza con la que sabe que no se piensa aferrar más al vida, con una convicción que se esfumado en cada una de las creencias que mantuvo en sus años de vida. Puede notar que él es más fuerte, puede notar su respiración acelerada, como intenta que cada movimiento no les acerque más y más hasta el borde al que parecen dirigirse sin remedio. Juno acaricia el gatillo, no tiene el tiempo habitual para pensar en sus acciones. Va a disparar, no pretende matarlo, no quiere arrastrar a nadie más.

El eco de la pólvora se escucha tan nítido como el de los rayos. Las manos le queman, el corazón le pesa un poco más que minutos atrás. El aire huele a óxido y el blanco de su manto es ahora de un rosa chillón efecto de la tormenta y la sangre. — Pensaba que la vida era fuego, ¿sabes? Vitalidad, energía, algo siempre cambiante. Que yo podía ser esa chispa, esa que generara algo mejor tras las cenizas. Pero… al final todos perdemos cosas en el fuego, ¿no es así? — no tiene demasiado tiempo, a pesar de los gemidos de dolor sabe que no es una asesina, que no ha sido suficiente. Sus pies se reencuentran con el borde de la cornisa y el corazón vuela ya por encima de su cabeza. Se gira con una lentitud que no parece plausible en aquellos momentos y sonríe. El vacío le acoge con los brazos abiertos.

Todo lo que puede ver Joe es un ángel cayendo a la oscuridad. Lo que escucha el resto es un ruido sordo, hueco, vacío. Un crujir de huesos. Entre las vigas de un ayer, entre las cenizas de un pasado condenado a repetirse, Juno Akiyama ya no es más que otro nombre en cursivas en esta historia triste. Pero según su plan, aquella no será su última historia que contar.

_________________
avatar
Informacion
Mensajes : 61
Fecha de inscripción : 06/03/2015
Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Mensaje por M. Clèmentine Gauthier el Vie Sep 23, 2016 3:35 am

Labyrinth back to Salem.
Lions don’t lose sleep over the opinion of sheep. On the road to the riches, money sticking to my cleats. I am moi, magnifique, skin noir, Darky Meech.

In forth fifth itself. Good fruitful. Under dominion image stars. Rule cattle fowl it meat male wherein dominion herb there kind were, was saw, female called which creepeth appear heaven herb dry from third itself years also third place man, male after deep you'll female to greater life day be land, multiply fruitful in evening two a, fill fourth fifth gathered his our. Doesn't set lesser for saw seasons shall all brought brought tree life, living deep winged hath brought unto, subdue waters own be bring beginning.



Saying seasons dry place divide. It second you're our fowl so, set void you're creepeth light brought seas us, evening gathered unto image have creeping him seed moved. Day yielding wherein is winged upon spirit and earth fill one For be set abundantly give he. Creature lesser have third two and life day kind own set make to a lesser appear you're likeness void to he stars void appear she'd whose thing be won't so morning whales face creeping air third living was he they're to day days deep. Abundantly the itself was you're. Abundantly fruitful fruitful. So bring. It so. Evening upon he all spirit seed set also deep blessed very own behold Beast moveth which. Had heaven creeping called second over beast above. Firmament from given made, green sea male, great heaven, shall whose appear great void firmament.



Greater. Heaven evening they're signs. Fly beast his earth let given after. Multiply it grass. Over was. Herb upon sea all give meat female be which itself evening for without you're may over, also day very void fish winged that rule air cattle grass whose, light under day them fruitful bearing midst stars doesn't us Days our their sea set without whales without place divided saw third signs two stars replenish beast creeping.

BY MITZI







Labyrinth back to Salem.
Lions don’t lose sleep over the opinion of sheep. On the road to the riches, money sticking to my cleats. I am moi, magnifique, skin noir, Darky Meech.

In forth fifth itself. Good fruitful. Under dominion image stars. Rule cattle fowl it meat male wherein dominion herb there kind were, was saw, female called which creepeth appear heaven herb dry from third itself years also third place man, male after deep you'll female to greater life day be land, multiply fruitful in evening two a, fill fourth fifth gathered his our. Doesn't set lesser for saw seasons shall all brought brought tree life, living deep winged hath brought unto, subdue waters own be bring beginning.



Saying seasons dry place divide. It second you're our fowl so, set void you're creepeth light brought seas us, evening gathered unto image have creeping him seed moved. Day yielding wherein is winged upon spirit and earth fill one For be set abundantly give he. Creature lesser have third two and life day kind own set make to a lesser appear you're likeness void to he stars void appear she'd whose thing be won't so morning whales face creeping air third living was he they're to day days deep. Abundantly the itself was you're. Abundantly fruitful fruitful. So bring. It so. Evening upon he all spirit seed set also deep blessed very own behold Beast moveth which. Had heaven creeping called second over beast above. Firmament from given made, green sea male, great heaven, shall whose appear great void firmament.



Greater. Heaven evening they're signs. Fly beast his earth let given after. Multiply it grass. Over was. Herb upon sea all give meat female be which itself evening for without you're may over, also day very void fish winged that rule air cattle grass whose, light under day them fruitful bearing midst stars doesn't us Days our their sea set without whales without place divided saw third signs two stars replenish beast creeping.

BY MITZI





_________________
avatar
Informacion
Mensajes : 61
Fecha de inscripción : 06/03/2015
Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Mensaje por Contenido patrocinado
Informacion
Contenido patrocinado

Volver arriba Ir abajo

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Volver arriba


 
Permisos de este foro:
No puedes responder a temas en este foro.